“Dados los alcances de los agravios mutuos entre priistas y panistas y la situación sin precedente, ¿cómo reorientar ahora el proceso electoral hacia los cauces de una civilidad democrática constructiva?.. En el caso del candidato priísta en dasventaja, la integración de las listas de candidatos a los cargos de elección popular debe estar a cargo de José Antonio Meade, no del Presidente. Para todos los priístas es necesario emancipar a Meade”. Lo comenta Jesús Reyes-Heroles González en “El Universal” de Ealy Ortiz.