“José Antonio Meade, en un claro desmarque que ya había anticipado- y seguramente hasta pactado con Los Pinos- dijo ante los banqueros: “Había Meade antes de Peña Nieto y habrá Meade después de Peña Nieto. Es mi historia de vida, mi honorabilidad y estoy seguro que es suficiente para ganar la elección”, dijo, en el primer intento de esquivar los negativos que acompañan al Presidente y a su partido”. Lo comenta Salvador García Soto en “El Universal”.