Una noche, una pareja de la tercera edad platicaba en la cama. El tenía sueño pero ella estaba romántica: -¿cuando me enamorabas, me agarrabas la mano? le dijo a su esposo. -El marido se dio media vuelta, le agarró la mano y trató de dormirse. – Ella le dijo: ¿luego me besabas? Se dio otra media vuelta, le dio un beso en la mejilla y se volteó para dormirse. -¿luego me mordías el cuello?. Entonces, el marido se levantó rápidamente, -¿Adónde vas?, le preguntó ella, -A buscar mis dientes. Lo comentan en Auge de Vida”.