Dos señoras mayores van a comer a un restaurante. El mesero les pregunta: -¿Qué van a comer? -Una de ellas le dice: a mi de primer platillo me trae una sopa y a mi amiga una pechuga de pollo con mole; de segundo me trae a mi la pechuga y a mi amiga la sopa. A lo que el mesero, pensando en el orden de los platos, pregunta: -¿No sera mejor que les traiga a las dos de primero la sopa y de segundo la pechuga de pollo? La señora responde: “No, es que sólo tenemos una dentadura y mientras que yo me tomo la sopa, ella se come el pollo y cambiamos después. Lo publican en “Auge de Vida”. Foto de “Deposiphotos”.