Mientras el gobierno de Puebla informa que anoche se llenaron todos los albergues disponibles, unos 100 migrantes centroamericanos se subieron a la caja de un trayler para dirigirse directamente a la Ciudad de México, y el contingente más numeroso salió de Isla y ya no quieren detenerse en Córdoba, por lo que buscan “jales” que los lleven a la capital mexicana, donde algunos buscarán regularizar sus documentos migratorios y otros solicitar apoyo económico y político para llegar a la frontera con EU. La solidaridad con ellos se sigue haciendo presente: tacos dorados, pollo, medicamentos, agua, refresco, ropa y pañales les fueron repartidos por veracruzanos. La información es de Notimex.