En su último informe como jefe del Estado Mayor Presidencial, Roberto Miranda comentó a decenas de subordinados, que desde otra trinchera seguirán trabajando por México. Lo dijo a unos días de la desaparición de esta corporación. La llamó “institución leal e histórica”. La nota es de Erika Hernández en “Reforma”.