Lugar:
Fuente:
Con información de Bloombeg.

General Motors reducirá significativamente la producción de autos en Norteamérica, dejará de construir algunos modelos con un bajo volumen de ventas y eliminará 10 mil empleos, en su mayor reestructuración en una década.

En un comunicado, GM anunció que se enfocará más en vehículos eléctricos y de conducción autónoma.

GM planea detener el próximo año la producción en tres plantas -Lordstown en Ohio, Hamtramck en Michigan y Oshawa en Ontario. Además, dejará de producir varios de los modelos que se ensamblan en esas plantas, los que incluyen el Chevrolet Cruze, el Cadillac CT6 y el Buick LaCrosse.

Asimismo, no asignará producción a partir de 2019 a las plantas de Baltimore en White Marsh, Maryland, y Warren en Warren, Michigan.

El híbrido enchufable Chevy Volt también se lanzará junto con el compacto Chevy Cruze, que se fabricará en México para otros mercados.

General Motors también anunció el cierre de tres plantas fuera de Norteamérica, lo cual incluye su ensambladora en Gunsan, Corea.

“Estamos ajustando la capacidad a las realidades del mercado”, dijo la presidenta ejecutiva, Mary Barra.

GM espera registrar cargos antes de impuestos de entre 3 mil millones de dólares y 3.8 mil millones de dólares relacionados con estas acciones.

Las presiones de costos ha aumentado para GM, otras automotrices y proveedores en momentos en que ha bajado la demanda por autos sedán tradicionales. La empresa también ha dicho que los aranceles al acero importado, impuestos este año por el Gobierno de Estados Unidos, le han costado mil millones de dólares.

Los cambios serán discutidos con el Sindicato de Trabajadores del Automóvil el próximo año, dijo Barra al anunciar el plan.

La automotriz número uno de Estados Unidos, en su última reestructuración a fines de octubre, ofreció salidas negociadas a 50 mil empleados en Norteamérica

Las acciones de la empresa subían en la Bolsa de Nueva York 5.7 por ciento a las 10:45 horas de la Ciudad de México, a 37.99 dólares por título.

GM ya ha recibido el rechazó político por los posibles cierres. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, tuiteó que ha expresado su “profunda decepción” con Barra directamente.

Las plantas de Estados Unidos se encuentran en lugares que han sido devastados económicamente por la pérdida de empleos y la presión sobre los salarios durante décadas, lo que ayudó a llevar a la elección de Donald Trump en 2016 como presidente.

El senador estadounidense Rob Portman, un republicano de Ohio, dijo que está “profundamente frustrado” con la decisión de GM de cerrar una planta en Lordstown y está presionando a Barra para que presente un producto alternativo para la fábrica.

Barra está eliminando personal de las operaciones que fabrican automóviles convencionales y contratando personas que pueden diseñar automóviles eléctricos o agregar destrezas de software a GM Cruise , la unidad de vehículos autónomos del fabricante de automóviles en San Francisco. Eso significa que GM necesita asignar más recursos a los autos puramente eléctricos, a diferencia del híbrido Volt, y a la tecnología autónoma, dijo Barra.

GM está recortando más de 6 trabajadores por hora y asalariados en sus plantas y el 15 por ciento de los trabajadores asalariados en América del Norte por un total de más de 10 mil.