Consejeros del INE están en pláticas con la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Hacienda para tratar de lograr una ampliación presupuestal por 619 millones de pesos para organizar elecciones en los estados de Aguascalientes, Baja California, Durango, Tamaulipas y Quintana Roo. De no lograrlo, y en virtud de que sufrieron un recorte de 950 millones de pesos en su Presupuesto de 2019, se verán obligados a delegar a los OPLES sus facultades para instalar casillas, dijeron Ciro Murayama y Marco Baños. La nota es de Aurora Zepeda en “Excelsior”.