“Los Beatles son un paradigma musical que nunca conocerá el olvido. El grupo trascendió razas, sexo, edad y fronteras a tal grado que hubo un momento en que casi todos los habitantes del planeta sabían de ellos y cantaban sus canciones. Corrían los años sesenta y el mundo era una convulsión. Llegaron Los Beatles con sus proclamas musicales en contra del establishment mundial, contra ciertas forma de gobierno y contra las guerras. Fue como una respuesta esperada, un desahogo para el sentimiento frustrado, una cura para las penas; era un grito de libertad”. Lo escribió Luis Gastélum en sus “Pasajeros con destino”.