Lugar:
Fuente:
La Jornada / Carlos Paul y Ángel Vargas

La exposición Kandinsky: pequeños mundos, que se presentó del 31 de octubre de 2018 al 27 de enero, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, recibió un total de 214 mil 720 visitantes, de acuerdo a las cifras oficiales. Durante el último día recibió a 8 mil 317’personas.

Fue durante la mañana del domingo, el momento en que se recibieron el mayor número de personas. De las 10 a 18 horas asistieron 6 mil 331 visitantes y de las 18 a las 22 horas, mil 986 personas.

Leopoldo Gutiérrez, de 36 años, fue la última persona en llegar corriendo minutos antes de las 22 horas, para visitar la exposición y a quien le fue obsequiado un catálogo de la muestra, hora en que ésta cerraría sus puertas.

“Soy músico y vengo corriendo desde Milpa Alta a ver toda la exposición, pero en particular un cuadro, que me había enseñado en una fotografía mi mamá”, comentó el joven sorprendido y emocionado, por haber apenas llegado y por el obsequio.

“Yo sólo conocía la parte más abstracta de Kandisky, pero me mostró obras de su primera etapa y me maravilló e impactó la forma como acomodó los colores. El título del cuadro que me motivó a correr, correr y correr es ‘Murnao’ (1908). Óleo sobre cartón”, explicó.

Entre las actividades paralelas se realizaron visitas especiales con grupos de niños, con la idea de adaptar el discurso curatorial a ese sector infantil y vincular el programa académico escolar con las temáticas de la exposición.

Kandiski fue maestro de la Escuela de la Bahaus y a partir de sus exploraciones con las formas y los colores, es que se ligó dichas visitas especiales con niños de preescolar hasta preparatoria.

Entre otras actividades se realizaron 6 charlas con distintos especialistas literarios y musicales, 2 conferencias, una presentación del catálogo, 5 conciertos didácticos en colaboración con la Escuela Superior de Música,16 activaciones musicales, 2 recorridos virtuales y 2 talleres.

Entre los temas de las charlas y conferencias se habló sobre la pintura abstracta como transgresión de límites, Del expresionismo al arte abstracto y Todos los pasos de Kandisky.