Lugar:
Fuente:
Notimex

El escritor Paco Ignacio Taibo II, gerente editorial encargado de despacho del Fondo de Cultura Económica (FCE), aseguró que el presidente Andrés Manuel López Obrador marcó claramente la línea: “Hacer accesibles el libro y la lectura a toda la población”.

En los próximos tres meses el FCE realizará operaciones especiales piloto, 12 en total, entre tendidos de libros en Chihuahua; textos con precio por debajo de 30 pesos que va a llevar a la Feria del Libro de Puebla, “y vaciar las bodegas de libros empantanados que tenemos”.

PUBLICIDAD

Entre las bodegas de Educal y las del FCE en México y sus filiales en el extranjero, subrayó, suman más de ocho millones de libros. “De esos hay algunos interesantes y muchos otros para la educación media y superior, esos los daremos a las bibliotecas”.

El escritor nacido en España y naturalizado mexicano aseguró que está por terminar el diseño de una colección “muy popular” que llegará a todos los barrios, con libros por debajo de los 20 pesos el ejemplar. Se llamará “Vientos del pueblo”, tomando como modelo la colección “Lecturas mexicanas” que existió antaño.

Por otro lado, ya trabaja en tender redes de comunicación con Escuelas Normales, tanto rurales como de las grandes ciudades en todo el país, “para decirle a los futuros maestros que si ellos no sienten placer al leer, nunca se lo podrán transmitir a sus alumnos”.

Subrayó que les va a decir que aparte del trabajo pedagógico que tienen que hacer, deben leer, por placer y por diversión, y para lograr el objetivo pretende crear clubes de lectura en todas las Normales de la República Mexicana, para que se adquiera el hábito.

Se trata de un proyecto nacional explicó, que involucra a todo el aparato del Estado. “Es la primera vez que un Presidente de la República coloca al libro entre sus prioridades para atender a la población”, añadió en entrevista con Notimex.

Dijo que dentro de esa estrategia, a la Secretaría de Educación Pública (SEP) le toca ver que los alumnos lean más y mejor, así como que mejoren la comprensión en cada lectura, y al FCE, “sacar los libros de las librerías y ponerlas en los camellones”, entre otras cosas.

Se comprometió a quitar el miedo que algunas personas sienten al pasar frente a una librería y por lo mismo no se atreven a entrar, y lo hagan con naturalidad y frecuencia, así como a colocar “tendederos” de libros y hojas sueltas como ya se hace en ciudades de Europa.

PUBLICIDAD

Además realizarán saldos de libros a través del abaratamiento de ejemplares publicados por esa editorial gubernamental. “Vamos a colaborar con la industria editorial del país para coeditar títulos y evitar comprar textos que vienen de España con precios en euros.

Al mismo tiempo, el programa que ya está en marcha echará a andar los camioncitos de Educal, denominados “Libromóviles”, que recorrerán la geografía nacional con su cargamento de libros, los cuales serán baratos y al alcance de todos los bolsillos, dijo.

Un segmento de la población que es meta del FCE, de acuerdo con Taibo II, es el de los estudiantes de secundaria y preparatoria, “a quienes les diremos una y otra vez, que leer es divertido, y van a leer”.

Justificó lo anterior al considerar que los alumnos de esos niveles, presionados por la formación académica y por leer de manera obligada por sus tareas escolares, “poco a poco pierden el placer de la lectura por diversión, placer, gracia, y no saben leer como se debe”.

Dejó ver que en este proyecto nacional cuenta, para lograr los objetivos señalados, “con la maravillosa tradición del FCE, la enorme red de distribución de Educal y las alrededor de dos 500 salas de lectura en el país, que hereda la Dirección General de Publicaciones”.

Se cuenta, sobre todo, “con un equipo que llegó al FCE a jugarse la vida y vamos a lograrlo, porque hay voluntad, ganas y estilo. Somos lectores y entendemos de qué se trata”, concluyó el escritor, postulado para dirigir el FCE.