El mítico portero Pablo Larios Iwasaki falleció hoy a los 58 años de edad, a causa de unas complicaciones en el intestino. Larios fue el guardameta de la selección nacional en el Mundial México 1986. Campeón con el Puebla en la temporada 1989-90, se caracterizó como portero por sus salidas acrobáticas y sus extraordinarios reflejos, esos con los que se ganó un sitio como leyenda del futbol mexicano. La nota es de “Reforma”. Descanse en paz.