El economista Raúl Feliz y Leo Zuckermann comentaron que AMLO recibió Pemex como una “bomba de tiempo”, una empresa “prendida de alfileres” que es la que tiene la mayor deuda del mundo, 107 mil millones de dólares, pero que este gobierno, con su estrategia, en vez de apuntalar esos alfileres se los están quitando por falta de conocimiento de sus directivos, y que por ello la calificadora internacional “Fitch Ratings” le bajó dos niveles en su calificación crediticia. lo que hará más costosa la deuda de Pemex, como ya lo reconoció Hacienda. AMLO descalificó a la calificadora,”hipócrita” la llamó, pero Loret de Mola y Raymundo Riva Papalacio han escrito que, en 30 años, nadie ha podido vencer a las calificadoras, ya que éstas no responden a presiones políticas.