Lugar:
Fuente:
El Financiero

Si crees que las abejas no saben hacer nada más que producir miel y picar cuando se sienten en peligro, prepárate para descubrir su habilidad matemática.

Científicos de las universidades RMIT y Monash, en Australia, así como de Toulouse, Francia, descubrieron que estos insectos son capaces de elaborar operaciones matemáticas simples, como sumar o restar.

De acuerdo con los resultados del estudio publicados en la revista Science Advances, los expertos analizaron la relación entre el tamaño y la potencia de los cerebros de las abejas.

“El estudio mostró que se puede enseñar a las abejas a reconocer los colores como representaciones simbólicas para la suma y la resta, y que pueden usar esta información para resolver problemas aritméticos”, indica la institución RMIT en un comunicado publicado en su página.

Las operaciones numéricas como la suma y la resta son complejas porque requieren dos niveles de procesamiento, indica el profesor asociado de RMIT, Adrian Dyer.

“Debes ser capaz de mantener las reglas para la suma y la resta en tu memoria a largo plazo, mientras manipulas mentalmente un conjunto de números en tu memoria a corto plazo”, dijo Dyer.

“Además de esto, nuestras abejas también usaron sus memorias a corto plazo para resolver problemas aritméticos, ya que aprendieron a reconocer más o menos como conceptos abstractos sin recibir ayudas visuales”, señaló el profesor.

El experimento, realizado por la investigadora de doctorado Scarlett Howard en el laboratorio de detección digital Bio Inspired (BIDS-Lab) en RMIT, incluyó el entrenamiento de abejas para visitar de forma individual un laberinto en forma de Y.

Las abejas recibieron una recompensa de agua azucarada cuando hicieron una elección correcta en el laberinto, y recibieron una solución de sabor amargo si su elección era incorrecta.

Cuando una abeja volaba por la entrada del laberinto, veía de uno a 5 objetos de diferentes formas. Las formas azules eran para que la abeja sumara y las amarillas para que restara.

Después de ver el número inicial, la abeja volaría a través de un agujero en una cámara de decisión donde podría elegir volar hacia el lado izquierdo o derecho del laberinto.

Un lado tenía una solución incorrecta al problema y el otro tenía la solución correcta. La respuesta correcta se cambió aleatoriamente a lo largo del experimento para evitar que las abejas aprendieran a visitar solo un lado del laberinto.

Al comienzo del experimento, las abejas hicieron elecciones al azar hasta que pudieran encontrar la manera de resolver el problema. Finalmente, más de 100 pruebas de aprendizaje que tomaron de cuatro a siete horas, revelaron que las abejas aprendieron que el azul significaba +1, mientras que el amarillo significaba -1. Las abejas podrían entonces aplicar las reglas a los nuevos números.

Este descubrimiento muestra que incluso el cerebro miniatura de una abeja puede captar las operaciones matemáticas básicas, lo que podría tener implicaciones para el desarrollo de la Inteligencia Artificial, en particular los sistemas de aprendizaje rápido.

Existe un debate sobre si los animales saben o pueden aprender habilidades complejas de números.

Muchas especies pueden entender la diferencia entre cantidades y usar esto para tomar decisiones y resolver problemas. Pero la cognición numérica, como el número exacto y las operaciones aritméticas, requiere un nivel de procesamiento más sofisticado.

Estudios anteriores han demostrado que algunos primates, aves, bebés e incluso arañas pueden sumar y / o restar. La nueva investigación, publicada este jueves en Science Advances, agrega abejas a esa lista.