“Al grito de “las calificadoras nos hacen los mandados”, los diputados de Morena se aprestan a sacar adelante la reforma para hacer a Pemex más burocrático y menos transparente. La tirada, reconocen los legisladores, es darle al Ejecutivo el control total de Pemex, quitándoselo al Consejo de administración y debilitando a la Comisión Nacional de Hidrocarburos con todo y que eso provoque otra baja en la calificación crediticia de la empresa”. Lo escriben en “Templo Mayor” de Reforma”.