Los Exgobernadores
La modernidad es un replanteamiento
-I de cuatro partes-
Por Irene Arceo

Gobierno y sociedad veracruzana recuerdan con mucho cariño al ex gobernador de Veracruz, don Marco Antonio Muñoz Turnbull, quien nació en Xalapa el 6 de agosto de 1914 y murió en la Ciudad de México el 3 de enero del 2001. Al cumplirse un aniversario más de su muerte recuperamos esta entrevista publicada en El Dictamen en los 90´s. Tuve la oportunidad de platicar largamente con él en su despacho ubicado en la colonia Condesa de la Ciudad de México. Como un sencillo homenaje a su radiante memoria recordemos el pensamiento y la palabra de este político de agradable trato y gran calidad humana.

Sobra decir quien es Marco Antonio Muñoz Turnbull, ese exgobernador tan carismático y por lo tanto tan querido en el estado de Veracruz que condujo la entidad de 1950 a 1956, lográndose en su sexenio la concesión de plenos derechos de ciudadanía a la mujer veracruzana, incluido el derecho al voto; el crecimiento y la modernización de la Universidad Veracruzana; la creación del Instituto de Compensaciones de Retiro para Trabajadores y maestros al servicio del estado: la incorporación de Veracruz al estudio para la aplicación de la energía nuclear para el progreso de la humanidad..

Marco Antonio Muñoz, gobernó Veracruz contemplando la presencia de dos presidentes: Miguel Alemán Valdés y Adolfo Ruiz Cortines. Eran tiempos de auge para los políticos veracruzanos; eran épocas en que dos estadistas de esta región se sucedieron en el poder ejecutivo federal y, existió la posibilidad de que Marco Antonio Muñoz (en dos ocasiones) hubiera podido llegar a Los Pinos, si las circunstancias le hubieran sido favorables…

Adolfo Ruiz Cortines presidente y Marco Antonio Muñoz, gobernador, fueron alguna vez ramas de un mismo tronco: Miguel Alemán Valdés. Eran, por ello “amigos con enormes discrepancias y grandes diferencias”… y es que con Alemán existía según el ex gobernador” una afinidad absoluta”, sin embargo, con Ruiz Cortines se planteó una forma diferente de servir, “simplemente el presidente tenía un estilo y él otro”.

-“ En la conjunción está el éxito de un buen gobierno” sostenía el abogado, el político, el internacionalista; el profesor normalista Ad Honorem, el doctor Honoris Causa por la Universidad Veracruzana, el hombre sensible y emotivo al que inevitablemente se le humedecieron los ojos cuando recordó sus sexenio, al platicar con sinceridad, dignidad, conocimiento y patriotismo con esta reportera.

IA.-México se encuentra actualmente en una etapa en la que está proponiendo la modernización. Daría la impresión que se están repitiendo los hechos históricos que ya se vivieron en otros tiempos. En que hacía falta dinero para crecer, en el que se establecían concertaciones?

MAMT.-“Lo primero, y muchas gracias por preguntarme mis opiniones, tenemos que considerar que México es una patria extraordinaria. No es la primera vez que se presentan problemas, por el contrario desde que ella nace y vamos a decir el término exacto en que nace nuestra patria: el 15 de septiembre de 1910 cuando el padre Don Miguel Hidalgo y Costilla les dice a Allende y a Aldama que definitivamente el único remedio que tiene México es independizarse y se declara al día siguiente en la madrugada – a las seis de la mañana- el llamado, el grito de la independencia, que de hecho lo dio a las once de la noche en Dolores Hidalgo, en su casa.

Así, desde ese momento, México adquiere su independencia; ahí nace la patria y entonces los once años que nos llevó la guerra de independencia fue el primer gran problema que confrontó el pueblo mexicano y surgió de ahí una patria.

Comenzó con ciertas variantes: de que si era Imperio, si era República y luego si era República Federal o Centralista. Todo eso trajo consigo que México sufriera juntas las causas de una guerra, de una contienda a la cual superó. Luego, su integración como nación soberana desde e l momento en que se consuma la Independencia y se establece el primer gobierno de la Nación con Iturbide a la cabeza; con las equivocaciones tremendas de Iturbide: la primera de haberse llamado emperador, cuando él debió haber sido un libertador más de la patria como era Vicente Guerrero, o Guadalupe Victoria u otros que ahorita no podemos citar, habida cuenta de que es una plática brevísima…..”

EL ESTADO MANDA; LA IGLESIA APARTE…

-“Después, sufrimos las grandes mutilaciones de nuestra patria. Las absurdas guerras con los francesas, los texanos, los americanos y, posteriormente la guerra de Reforma, ésta última necesaria para crear el sentido liberal de nuestro país y reconocer la definitiva- y que siempre debe existir- libertad de actuar del gobierno y la iglesia. El estado y el gobierno eclesiástico pueden concurrir, pero el único que manda es el gobierno de la nación”.

IA.- ¿podría constituir este periodo gubernamental un replanteamiento de nuestra nación?

MAMT.- Es un replanteamiento en su esencialidad. Los tres grandes movimientos de nuestra patria: el independentista, el liberal y el revolucionario, el cual vivimos y trajeron consigo la grandeza de nuestra patria. Ha llegado al momento en que se ha necesitado una revisión de si misma.
Debemos estar confiados en que las generaciones que actualmente están viviendo, van a ser evidentemente, la cuarta generación importante de la patria, y están obligados ustedes y nosotros- los que ya hemos servido, pero que seguiremos sirviendo mientras estemos aptos- todos tenemos la obligación de lograr un reencuentro de México consigo mismo y saltar este valladar que ya se está haciendo ahora con el presidente Carlos Salinas de Gortari.

LA REVOLUCIÓN, BASE PARA ADAPTARSE A LOS CAMBIOS

IA.- Usted cree que México esté preparado para iniciar la modernización? Nuestro país ocupa un lugar importante entre los pueblos de Latinoamérica y la situación económica actual en esta parte del mundo, ha provocado brotes de violencia graves..¿ no cree que el pueblo de México en algún momento dado- que no se desea- podría actuar de manera similar a lo que está sucediendo en ciertos países como Venezuela, el Salvador…?

MAMT.- “En principio, vamos a usar la palabra modernización en el criterio de adaptación de México a un mundo que, como su nombre lo indica, es moderno. Tiene que adaptarse, que colocarse en una situación para seguir siendo el país soberano con la dignidad, el decoro y la grandeza que le corresponde.

El caso de Venezuela por nombrar alguno, puede tener similitud en cuanto a que los dos tenemos orígenes análogos, somos países de un nuevo mundo, del continente americano, pero la situación de Venezuela, la situación de América del sur, la situación de Centro América – que me perdonen- pero no han tenido las experiencias de una revolución como la mexicana, que nos ha dado otro estilo, otra forma, otro sistema: mayor valor, resistencia y capacidad de adaptación a nuevas situaciones…”

PRESTAMOS DE LAVANDERAS

IA.- ¿Cuál es su opinión acerca del Plan Brady, que al parecer contiene opciones para que, con recursos y fórmulas convenientes para acreedores y deudores , nuestro país pueda crecer?
MAMT.- “Brady no tiene que ver con la banca más que en su carácter de alto funcionario del gobierno norteamericano. La banca estadounidense tiene varias características totalmente distintas a estilo como las confrontamos aquí en México.
Allá en EU, cada banco se establece con una mayor libertad que en la economía mexicana y hay bancos muy grandes, fuertes, poderosos, muchos controlados e inclusive sancionados en su actuación por el gobierno, pero otros, son pequeños bancos de distintas poblaciones. En un momento dado de emergencia (no critico al entonces secretario de Hacienda de México el licenciado Jesús Silva Herzog) cuando fue a tratar con múltiples bancos del mundo, pero no es lo mismo cuando trató con los bancos norteamericanos, que son constituidos por pequeños ahorradores, de pequeñas poblaciones, a pesar de que sean grandes….
Entonces, resulta que muchos de esos dineros que nos prestaron son de pequeñas lavanderas, de pequeños comercios y talleres que tenían ahí sus ahorros. Por eso, la dificultad del gobierno norteamericano cuando se pide por el gobierno de México, por los mexicanos, una prórroga o una quita…
¿ Cómo le vamos a decir a un señor que ha estado trabajando y que con sus múltiples sacrificios hizo un pequeño ahorro, que ahora ya no le pagamos?
Mi opinión personalísima es que este problema – que evidentemente tiene que tratarse de gobierno a gobierno y con solidaridad- debe encontrar una solución inteligente, cuidadosa, bien manejada, para que los ahorradores norteamericanos no les quitemos sus justos derechos, pero que también nos comprendan que nosotros caímos en una situación económica que no es imputable a nosotros, sino a la circunstancias, como las bajas en los precios del petróleo. Que nos den tiempo, si nos dan tiempo nosotros pagamos, porque las necesidades del pueblo mexicano pueden ser satisfechas por el propio pueblo….
En muchas ocasiones en los movimientos independentistas, del liberalismo y la revolución, pedimos ayuda y pagamos en un momento dado las deudas adquiridas. Ahora también podemos pagar, pero que nos den tiempo”.

”IA.-Ese tiempo del que usted habla cómo debe entenderse: una moratoria, o quizá una suspensión?… Se ha estado deslizando ésta posibilidad sobre todo en medios priistas….

MAMT.- “Desde luego, hay mil posibilidades, hasta la de, de plano decir no pago, pero eso no corresponde a la hidalguía a la categoría y al cumplimiento de los deberes que los mexicanos sabemos tener. Lo que pedimos es tieeeempoooo, (alarga esta última palabra y la suaviza a la vez): tieeeeemmmpooooo, tiempo para rehacernos…
En el momento en que nosotros tengamos arreglada la producción agropecuaria, con los energéticos que tenemos, con la capacidad del pueblo mexicano – lo más valioso de México es el mexicano- contra todo lo que se diga, él es el hombre que sabe cumplir mejor con sus deberes y no hay nadie en el mundo que lo haga mejor que él; como seres humanos, nos tenemos que jactar de que estamos con plenas capacidades y facultades, pero dénmos tieeempoooo…”
CONTINUARÁ