El argentino Rafael Kohanoff, de 93 años, quien es Director de Centro de tecnologías para la Salud y la Capacidad de Buenos aires, de visita en México para recibir un Doctorado Honoris Causa, considera que el Estado, la sociedad y los adultos mayores se organicen para que “la cuarta etapa de la vida” sea una experiencia agradable. Sin embargo, sostiene, esto no significa sólo abrir centros de asistencia y entretenimiento para los ancianos, sino revalorar su papel en la sociedad. “Si sus ganas se vuelcan a trabajar resolviendo problemas de la sociedad, podemos cambiar muchas cosas. Las neuronas se producen todos los días de la vida hasta la muerte. Yo, con 93 años, tengo una vida por delante”, expresó. La nota es de Dulce Soto en “Reforma”. Foto de Twitter.