Lugar:
Fuente:
AFP

Las fuerzas kurdo-árabes apoyadas por ataques aéreos estadunidenses, evacuaron este lunes a más civiles del último bastión del grupo Estado Islámico (EI), en el este de Siria, donde ya hay denuncias de uso de “escudos humanos”.

Después de la evacuación de miles de civiles en estos últimos días, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) retomaron el viernes la ofensiva contra los combatientes del EI, arrinconados en un área de la ciudad de Baghuz, en la provincia de Deir Ezzor, en los confines orientales de Siria.

Tras conquistar la mayor parte de la ciudad, los combatientes kurdos y árabes limitaron el territorio aún bajo control del EI a un grupo de casas junto a un campamento improvisado.

“Más de 800 personas dejaron Baghuz desde ayer, sobre todo familiares de los yihadistas y combatientes que se rindieron”, indicó a la AFP una portavoz de las FDS, que pidió el anonimato.

Desde una posición de las fuerzas kurdo-árabes, un corresponsal de la AFP pudo ver a un grupo de hombres arrodillándose y subiendo a camiones, y a mujeres vestidas completamente de negro junto con niños.