Una día, una señora llama a su esposo y le dice: -viejo, he decidido volver a manejar, pero tuve problemas con el carro. Y el esposo le pregunta: ¿El carro? ¿Qué pasó?. -Nada, creo que le entró agua al carburador y por eso no funciona. -Pero mujer, ¿cómo sabes tú tanto de mecánica? hace veinte años que no manejas. -Bueno, no necesito mucha experiencia para saberlo, pude adivinarlo porque el auto cayó a la piscina. Lo publican en “Auge de vida”.