En la ceremonia hubo de todo, empezando por la promesa de Claudia Ruiz Massieu de que ahora sí, en serio de verdad, habrá democracia interna para la renovación de la dirigencia tricolor. El que reapareció en público fue Manlio Fabio Beltrones, en tanto que el gobernador que se llevó el aplausómetro fue alfredo del Mazo. De los aspirantes a encabezar el PRI fue notoria la ausencia de ALejandro “Alito” Moreno, quien dicen que no vino para evitar darle armas a Ulises Ruiz e Ivonne Ortega de que atiende asuntos partidistas en su horario de trabajo como gobernador. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.