Vestidos y alborotados se quedaron en la agencia de cooperación alemana GIZ con el foro sobre agencias alternativas que habían organizado para el martes 19 de marzo en conjunto con la Secretaría de Energía. El evento fue suspendido intempestivamente, según cuentan, porque a la secretaria Rocío Nahle no le gustó que el temario se basara en la reforma energética emprendida por la anterior administración. Como dice la canción: que no “quede huella, que no y que no”. Lo comentan en “Templo Mayor” de Reforma.