Lugar:
Fuente:
Reuters

Agnès Varda, la gran dama del cine francés y una figura destacada de la Nueva Ola, murió el viernes en su casa de París a los 90 años.

Varda, quien nació en Bélgica, fue contemporánea de legendarios directores como François Truffaut y Jean-Luc Godard y ganó un Oscar honorífico en 2017 por su carrera y un premio a la trayectoria el mes pasado en el Festival de Cine de Berlín.

Su última película, “Varda by Agnès”, la muestra hablando de su trabajo frente al público y exhibe extractos de películas anteriores, como una manera de despedirse de su audiencia.

“Tengo que prepararme para despedirme y marcharme”, dijo Varda en una conferencia de prensa en febrero en Berlín

Varda comenzó su carrera haciendo fotografía fija antes de convertirse en una de las principales voces del Left Bank Cinema y la Nueva Ola francesa (Nouvelle Vague).

Sus películas se enfocaban en los problemas que enfrentan las personas comunes, como los recolectores (“The Gleaners and I”, 2000), los vagabundos (“Vagabond”, 1985 ) y las mujeres en particular (“Cleo de 5 a 7”, 1962 ).

Una inusual voz femenina en el movimiento de la Nueva Ola, las obras de Varda a menudo se consideran feministas debido a su uso de protagonistas mujeres.

“Las mujeres tienen que hacer bromas sobre sí mismas, reírse de sí mismas, porque no tienen nada que perder”, dijo una vez.

Varda hizo películas hasta el final. A los 89 años, se asoció con el fotógrafo francés conocido como JR en “Faces Places”, una obra que las mostraba recorriendo la Francia rural, conociendo a los lugareños y construyendo amistades.

“Agitados, abrumados, desconsolados: estos sentimientos vienen con la certeza de que acabamos de perder a una de los mejores artistas de nuestro tiempo”, tuiteó el ministro de Cultura francés, Franck Riester.