Es obvio que Donald Trump está en su juego político en busca de la reelección.. Desde un lenguaje xenófobo y excluyente, inyecta miedo entre sus posibles votantes. El gobierno de México, hasta este momento, ha esquivado sus confrontación, sin embargo, ayer por la tarde, después de los escupitajos que lanzó Trump durante el día, la Cancilleria, a cargo de Marcelo Ebrard, salió al paso para afirmar que su política migratoria la define de manera soberana con base en sus propios intereses. Lo comenta Carmen Aristegui en “Reforma”… Por su reelección, es probable que Trump siga con ese discurso del muro y que “los mexicanos nos envían lo peor de su gente”.. Por lo pronto, ante la presión, México ya dejó de entregar las visas humanitarias a migrantes.