Me parece que es inútil, la historia siempre gana. Y es inútil además porque siempre va hacia adelante, el hoy, mañana será historia y éste irremediablemente llega.

¿Los alemanes de hoy son responsables de lo que hicieron los nazis en la segunda guerra mundial?, o los rusos por los crímenes que en el nombre del comunismo cometió Stalin, incluidas las purgas a enemigos políticos y/o del Estado, y también los pogromos de judíos de tan infausta memoria en la Unión Soviética, y así podríamos hablar de cosas vergonzantes en la historia desde que el hombre es hombre.

Más vale que no nos pongamos a hacer cuentas con la historia porque vamos a salir perdiendo. Si a esas vamos, hasta los neardentales que tuvieron intercambios sexuales con grupos de Homo sapiens hace nada más entre 60 y 100 años, nos heredaron a través de su huella genética a los humanos modernos alrededor de 15 enfermedades que padecemos casi todos, entre estas la depresión y la gastritis.

Lo que ya he dicho antes, la historia de los pueblos antiguos hasta la mayoría de los países actuales es la historia de la sobre posición de los más poderosos sobre los más débiles. Y los países de hoy no son responsables de lo que sus dirigentes hicieron en el pasado, para bien o para mal. Y es que sí, efectivamente muchos países que ofendieron o sojuzgaron a otros en el transcurso de la historia y a través de distintas épocas han pedido perdón por sus crímenes: Japón, Alemania y el Vaticano, entre otros, la diferencia es, porque así lo dicta la diplomacia, las disculpas o el perdón se han ofrecido o se han dado de motu o por iniciativa propia, nunca a petición de parte, como un acto de contrición, de generosidad, de contrición.

Y en todo caso como una respuesta a sectores poblacionales ofendidos, sojuzgados o sometidos a una injusticia o por algún crimen. Por ejemplo, Japón pidió perdón a mujeres coreanas a las que el ejército imperial de Hiroito, con su patente de corso, con su venia, vamos, en la ocupación de Corea por los nipones en la segunda guerra mundial les autorizó que las esclavizaran sexualmente. Fue terrible porque hubo violaciones, algunas mujeres resultaron embarazadas, por cierto. Han pedido indemnizaciones y Japón, hoy, las ha concedido.

De lo anterior se desprende que las solicitudes jamás se hacen de una jefatura de un Estado a otro. Y es que por definición es anti diplomático que digas “somos amigos, socios, pero antes me debes una disculpa por las ofensas que tu país le hizo al mío hace 500 años”. Es de mal gusto por decir lo menos.

Creo que no nos podemos poner a solicitar disculpas a medio mundo porque nunca vamos a terminar. Repito, comencemos con los neandertales, ya estoy fastidiado de comprar Genoprazol. Por otra parte si hay una deuda de opresión, de marginación, de subdesarrollo y de atraso con los pueblos originarios de México, que sin duda es una asignatura pendiente, pero esa deuda la tenemos como Estado-nación los mexicanos a partir de 1821. Esa tarea la hemos relegado los mexicanos a partir de que empezamos a volar libremente.

Y en lo personal, más allá de que los españoles cometieron matanzas, de que fueron catastróficos en muchos sentidos, yo sostengo que los españoles no nos conquistaron, lo suyo fue una ocupación del territorio nacional de 300 años, los españoles tuvieron encima nada más 1,500 años a los romanos y a los árabes. Ahora, que nos impusieron una lengua y una religión, es cierto, pero a cambio nos trajeron el hilo de la historia y el humanismo universal.

Por lo pronto yo disfruto mucho comiendo a pesar de ello a los aguacátl, tamátls, potzols, jitomátls, tepejilótls, huazontles, tortillas de maíz de nixtamátl y me encanta el xocolátl.

No me lo tomen a mal. Yo no tenía que ir a un pueblo indígena para conocer a una etnia en particular, la mamá de mi padre era una indígena auténtica.

gama_300@nullhotmail.com
@marcogonzalezga