En los años 30 del siglo pasado, armado con una cámara “Pathé Baby” de 9.5 mm., el médico José Buil Belenguer filmó escenas de su familia y de la vida cotidiana en Papantla, Veracruz, donde él residía. Buena parte de esos materiales con sabor a vainilla y nostalgia los usaron su nieto, José Buil Ríos, y Marisa Sitach, para realizar la cinta documental “La línea paterna” (1995), una obra de arte incluida en el acervo fílmico del Museo de Arte Moderno de Nueva York y en la cineteca Nacional de México. Con el mismo afán de recobrar el tiempo, José Buil se afana ahora en la posproducción de la película “Los crímenes del Mar del Norte”, escrita y dirigida por él mismo, que aborda los crímenes que cometió Goyo Cárdenas en la ciudad de México, en agosto y septiembre de 1942. Lo publicaron en “El Cultural”, suplemento de “La Razón”.. ¿Ya vieron el documental sobre su tierra Edmundo Martínez Zaleta, Domingo Yorio Saqui, Sergio Villa, Jaime Sastré Buil, Teodoro Cano, Carlos Juan Islas y Daniel del Angel Pérez?