Lugar:
Fuente:
La Razón Online

Britney Spears no pasa por su mejor momento. La grave enfermedad de su padre le obligó suspender de manera temporal su espectáculo en Las Vegas el pasado mes de enero.

Ahora, la cantante de 37 años ha decidido entrar de manera voluntaria en un centro psiquiátrico debido a trastornos emocionales, la intérprete de “Baby one more time” (disco que acaba de cumplir 20 años) lleva una semana internada y se espera que permanezca en tratamiento durante un mes.

Spears ha querido tranquilizar a todos sus seguidores y publicó un mensaje en su cuenta de Instagram: “Enamorarte del cuidado de tu cuerpo, tu mente y tu espíritu”. “Todos necesitamos tomarnos un tiempo para tener un poco de tiempo para nosotros”, indicó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

We all need to take time for a little “me time.” :)

Una publicación compartida de Britney Spears (@britneyspears) el

El pasado mes de noviembre, la cantante trasladó su residencia a Las Vegas para poder cuidar de su padre, que se había sometido a una segunda cirugía de Colon debido a una grave enfermedad.

“Hace un par de meses, mi padre fue hospitalizado y casi muere. Todos estamos muy agradecidos de que haya salido con vida, pero todavía tiene un largo camino por delante.Es una decisión difícil, pero tengo que dedicar todo tiempo y mi energía en cuidar de mi familia”

– Britney Spears en Instagram –

Los problemas mentales de la princesa del pop comenzaron en 2007 cuando se afeitó la cabeza y atacó a un grupo de paparazzis con un paraguas, poco después ingresaría en la sala de psiquiatría del Centro Médico de UCLA.

Según confesaría después, esos fueron los peores años de su vida, en los que llegó a pasar dos años encerrada en su casa para que no la fotografiaran, la crisis le duró 5 años, entre 2005 y 2010, periodo en el que tuvo serios problemas de adicción a las drogas y en el que llegó a perder la custodia de sus hijos.

En la actualidad comparte la custodia con el padre, Kevin Federline y su carrera se había reactivado en Las Vegas, donde había vuelto a recuperar la popularidad y donde durante dos años había colgado el cartel de “no hay billetes” para sus actuaciones.