A una reunión que tuvieron los dirigentes del PRD en un lujoso restaurante en Insurgentes de la CDMX, en la cual estuvieron los cordinadores parlamentarios, Miguel Mancera y Verónica Juárez, llegó un grupo de trabajadores que no ha aceptado una pequeña liquidación que les ofrecen, a protestar y a decirles que eso sí, para lugares costosos, sí hay. Lo publican en “Rozones” de “La Razón”.