Llamó la atención la declaración del Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, de que “nunca invitaremos a Donald Trump a México”, según nota de “Milenio”. Comparada con lo que han señalado él y AMLO de que es una estrategia el no responderle las declaraciones negativas contra México y los mexicanos, esta es como considerarlo persona “non grata” en nuestro país. ¿O será verdad lo que escribe Fausto Pretelín en “El Economista”, que el pasado 2 de abril Ebrard presentó su renuncia y el Presidente no se la aceptó? Y es que, comenta Pretelín: “un presidente sin brillo internacional mantiene a su Secretario de Relaciones Exteriores como una pieza ornamental”. Ya desmintió la SRE que sea verídica la versión de la renuncia.