“Acabo de hablar con mi tía Clarita Aguilar, la química, se acuerda perfectamente, a sus  casi 100 años de edad, de cuando revisó, analizó, y dio el dictamen del estado de conservación del cuerpo del obispo Monseñor Rafael Guízar y Valencia”. Nos lo escribió hace unos minutos.