El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general reformas a la Ley Federal del Trabajo entre reclamos de la oposición de que el dictamen se realizó con prisas y entre presiones por el T-MEC. En la reforma, que tuvo 417 votos a favor, uno en contra y 29 abstenciones de Movimiento Ciudadano, se establecen nuevas condiciones para garantizar la democracia sindical y mejorar los procedimientos de justicia laboral. La discusión sigue con 104 artículos reservados por 104 diputados. “Tenemos que acabar con el charrismo”, dijo el diputado de Morena, Pablo Gómez. La nota es de Claudia Salazar en “Reforma”.