El fuego que devastó la Catedral de Notre Dame de París fue apagado en su totalidad, aunque pueden quedar focos residuales que hay que vigilar, señaló este martes, el portavoz de los bomberos, Gabriel Plus. Dijo que un centenar de bomberos van a seguir trabajando todo el día. Se calcula que el fuego se propagó por unos mil metros cuadrados de la cubierta, aunque el objetivo que se marcaron, que era preservar las torres Norte y Sur, se logró. El estado francés, como propietario del edificio, se comprometió con la reconstrucción pero aceptará donaciones. La información es de EFE y la publica “Reforma”. Foto de “Reuters”.