“Yo pertenezco  a una familia xalapeña bien sencilla. Mis padres no me pagaron estudios en universidades prestigiosas como Yale o Cambridge, sí en la Normal y en la UV.. Tampoco me pagaron vacaciones por todo el mundo, pero me llevaron a Carrizal.. Eso sí, no me quejé nunca porque me dieron amor, mucho amor. Nada me ha caído en la vida por una cara bonita, ni por el dinero o abolengo de mi familia. . Me he tenido que esforzar mucho más que personas guapas y con dinero. Pero saben qué, me siento muy orgulloso, disfruto el camino que he recorrido. El secreto es conducir nuestra vida con esfuerzo y con amor, porque por muy pobres y feos que seamos, siempre tendremos nuestro encanto personal”. Lo escribió el maestro Luis Ortiz Ramírez en Facebook. en mayo de 2015.