Aprovechando la llegada masiva de indocumentados a la frontera sur de México, muchos “coyotes” aprovechan para ofrecer sus servicios. “Los abogados de la migración” como también se les conoce, venden a los indocumentados cubanos y nicaraguenses amparos que incluyen la promesa de no detención y por lo tanto de no deportación. Los litigantes cobran hasta 15 mil pesos por el documento, cuyo costo normal puede ser de cinco mil pesos. Sin embargo, dicho documento, emitido por un juez federal, sólo sirve para evitar la detención  en la ciudad de Tapachulas, Chiapas,  que es donde se encuentran las oficinas del INM. La nota es de Mariana Morales en “Reforma”.