Lugar:
Fuente:
Afp

Con un disparo a la escuadra desde 25 metros del capitán Vincent Kompany a falta de 20 minutos, el Manchester City derrotó por 1-0 al Leicester, este lunes en el cierre de la 37 jornada de la Premier League, y dependerá de sí mismo para ganar el título el próximo domingo.

Ese gol le permite a los de Pep Guardiola llegar a la última jornada, en la que jugarán en Brighton (17º), con un punto de ventaja sobre el Liverpool (95 por 94), que recibirá al Wolverhampton (7º).

Es el gol 159 en todas las competiciones del City esta temporada y el 100 en los partidos de local, lo que es un récord para el equipo.

Kompany, elegido el mejor jugador del partido, no marcaba un gol desde fuera del área desde 2013. “No había marcado esta temporada, pero siempre siento que voy a hacer algo en los grandes momentos”, declaró el defensa belga al canal Sky Sports.

En la jugada del gol “todo el mundo me decía: ‘¡No chutes! ¡No chutes!’ No he hecho toda esta carrera para que los jóvenes me digan ahora si debo o no debo disparar”, bromeó.

Guardiola admitió que cuando vio al jugador que se disponía a lanzar, pensó: “No chutes, pasa el balón”.

“Sinceramente no tenía demasiada confianza, pero el fútbol es loco por cosas como ésta. Los artistas son los futbolistas, por lo que son ellos los que tienen que decidir las cosas en una fracción de segundo y lo importante no es el gol, sino que disparase con la confianza de que iba a marcar”, añadió el técnico.

El Leicester se presentó en el Etihad Stadium dispuesto a dar un susto al rival y la primera ocasión fue para los Foxes, en un remate del portugués Ricardo Pereira que salvó de cabeza Kompany.

Fieles a su estilo y a su juego de posesión, los hombres de Guardiola dominaron la pelota, aunque sin grandes ocasiones para marcar antes del descanso.

La más clara, y casi única, fue un cabezazo a bocajarro del argentino Sergio Agüero que se estrelló en el larguero (32).

El empate no servía de casi nada a los Citizens (que en esos momentos quedaban a dos puntos del Liverpool, y que el sábado ganaron 3-2 al Newcastle) y los locales se volcaron en la segunda parte sobre el arco defendido por el danés Kasper Schmeichel en busca del gol.

Un punto de ventaja sobre el Liverpool

Pero los minutos pasaban y el City no lograba batir el arco rival, pese a un buen disparo del alemán Ilkay Gündogan (59) y a otro remate a bocajarro de Agüero que de nuevo salvó Schmeichel (69).

Fue segundo antes de que Kompany lanzase un obús desde 25 metros que entró por la escuadra de la portería del Leicester y al que el meta danés ya no pudo responder (70).

Sólo los nervios pudieron haber impedido el triunfo del City, que a tres minutos del final vieron como el nigeriano Kelechi Iheanacho, contra su exequipo, envió un balón fuera cuando tenía todo a favor para haber batido al brasileño Ederson y, quizá, haber cambiado el destino de la Premier.

El City tiene suficiente con hacer el mismo resultado que el Liverpool para conservar el título.

En caso de que pierda en Brighton y de que el Liverpool gane, los Reds se proclamarán campeones por primera vez desde el inicio de la era Premier League hace 29 años.

Pero el equipo de Jürgen Klopp también podría quedarse sin título después de perder un solo partido en toda la temporada y ¡sumar 97 puntos!.