Lugar:
Fuente:
EFE/Reforma

El Presidente Donald Trump inició este viernes el proceso para imponer aranceles por 300 mil millones de dólares a importaciones de China, lo que sumado a los gravámenes actuales cubre el valor total de los bienes chinos importados anualmente por Estados Unidos.

En un comunicado, el Representante Comercial Robert Lighthizer reveló que Trump tomó la decisión esta mañana, aunque el Mandatario ya había amenazado con imponer aranceles del 25 por ciento a otros 325 mil millones de dólares en importaciones procedentes de China.

“Tendremos 325 mil millones de dólares al 25 por ciento. Estamos empezando hoy los trámites para hacerlo”, dijo el jueves Trump.

Lighthizer no especificó en su comunicado si la tasa arancelaria será del 25 por ciento y se limitó a explicar que el Presidente le ordenó comenzar el proceso para subir las tarifas en básicamente todas las importaciones chinas que quedan, que están valoradas en aproximadamente 300 mil millones.

Sin embargo, Lighthizer no indicó cuándo podrían entrar en vigor esos nuevos gravámenes y dijo que el lunes habrá más detalles sobre la medida en la web de la Oficina del Representante de Comercio (USTR, por sus siglas en inglés).

Asimismo, detalló que en breve se publicará la decisión en el Federal Register, el diario oficial del Gobierno en el que se difunden leyes, disposiciones, propuestas normativas y avisos públicos.

Tras la publicación, comenzará un proceso de debate público, en el que los estadounidenses podrán proponer cambios a la iniciativa, que entrará en vigor una vez concluya ese proceso, lo que podría producirse a mediados de junio, según estimaciones de la consultora Eurasia Group.

Hasta ahora, la Casa Blanca ha tratado de proteger de los aranceles a algunos de los productos manufacturados en China más cotizados por los consumidores estadounidenses, como los celulares iPhone o los tennis Nike, pero los nuevos aranceles sí podrían afectar a esas marcas.

La decisión de Trump supone una escalada en la guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales y se produce en un momento especialmente delicado, justo después de Washington subiera al 25 por ciento en los aranceles a importaciones chinas valoradas en 200 mil millones de dólares.

Hasta ahora, esos productos chinos estaban sometidos a un gravamen menor, del 10 por ciento, y el cambio implica que a partir de este momento casi la mitad de las importaciones chinas están sujetas a los aranceles del 25 por ciento, que ya afectaban desde el año pasado a otros 50 mil millones de dólares en bienes del gigante asiático.