La Auditoría Superior de la Federación busca que dos subalternos de Rosariuo Robles, cuando ella dirigía la Secretaría de Desarrollo Social, regresen más de 400 millones de pesos por presuntos desvíos de recursos en 2014. La ASF citó a declarar para el 12 de junio a Gustavo Rodíguez, ex-Director General de Comunicación Social, por un presunto daño de 335 millones de pesos; y a Amado Treviño, ex-Director de Vinculación y Concertación Social, quien fue citado para el 7 de junio y a quien se le atribuye un daño por 68 millones de pesos. Ello por pagos a las universidades Autónoma de Hidalgo y del Edomex. La nota es de Víctor Fuentes en “Reforma”.