Para crecer a mayores tasas, la economía mexicana requiere de fuertes inversiones de capital privado nacional y extranjero, con la finalidad de no afectar las finanzas públicas y desarrollar los proyectos que impulsen una mayor dinamismo económico, aseguró Alfonso Romo, Jefe de la Oficina ce Presidencia. “México está hambriento de capital. México no tiene el capital para enfrentar los retos que se nos presentan, sobre todo en un mundo que va a estar complicado, pero que al mismo tiempo presentará muchas oportunidades”, señaló. La nota es de Carolina Reyes en “Excelsior”.