Ahora que vimos un reportaje de Televisa sobre indígenas de la selva lacandona que no cuentan ni con medicinas, o sabemos de personas que asaltan negocios porque no tiene ni para comer, vemos el contraste con lo que ganan los futbolistas y los cantantes, que con mucha facilidad se embolsan millones de pesos. En la calle, de pasada, vimos en la portada de una revista que Christian Castro no quiso ir a cantar a la final de “Pequeños Gigantes”, a pesar de que su madre era jurado, por que no le dieron el millón de pesos que exigía por unos minutos de actuación. Foto de “el clarín”.. ¡Ca…nijos!