Lugar:
Fuente:
El Financiero

Los senadores republicanos enviaron un mensaje a la Casa Blanca con respecto al arancel gradual que Donald Trump planea imponer a los bienes mexicanos, advirtiendo que se oponen a los planes del mandatario, según reportes de The New York Times.

“Quiero que devuelva un mensaje a la Casa Blanca”, dijo Ted Cruz, senador republicano de Texas. “No escuchaste un solo sí de los republicanos”, agregó tras un desayuno a puerta cerrada con el consejero Patrick F. Philbin y el asistente del fiscal general Steven A. Engel.

John Cornyn, también republicano de Texas, agregó: “estamos apuntándonos con un arma a nuestras propias cabezas”, de acuerdo con fuentes allegadas a la reunión consultadas por NYT.

Otro de los senadores que manifestaron su oposición fue Ron Johnson, republicano de Wisconsin, quien advirtió a Philbin y Engel que podría reunir a una mayoría abrumadora (de senadores) para rechazar los aranceles, incluso aunque el presidente vetara una resolución que los desaprobara.

Cualquier voto para desaprobar los aranceles propuestos de Trump podría derivar en un veto presidencial, lo que significa que la Cámara de Representantes y el Senado tendrían que reunir dos tercios de mayoría de sus integrantes para vencer a Trump.

Dijo que pese a que los republicanos pueden apoyar la idea de construir un muro fronterizo, se oponen casi de manera unánime a la imposición de aranceles.

“La Casa Blanca debería estar preocupada por el resultado de ese voto, por que los republicanos realmente no gustan de cobrar impuestos a los consumidores y empresas estadounidenses”, dijo.

“Nuestra esperanza es que se eviten las tarifas y no tendremos que responder a ninguna hipótesis”, añadió Mitch McConnell, senador de Kentucky.

Mitt Romney, senador republicano de Utah, dijo que no estaría a favor de votar por un arancel contra un ‘amigo’ y dijo tener esperanza en que los Gobiernos de México y EU encuentren un acuerdo y eviten las tarifas.

De igual forma existen simpatizantes de Trump que no se oponen a su anuncio, y uno de ellos es el senador Marco Rubio, de Florida, quien tras haber sido moderado al respecto previamente, utilizó Twitter para asegurar que Trump tenía la autoridad por ley de usar los aranceles para presionar a México.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se encuentra en Washington junto con una delegación mexicana intentando conversar al respecto de la situación y los posibles aranceles que impondría el Gobierno de Trump.

Donald Trump amenazó con imponer, a partir del 10 de junio, aranceles del 5 por ciento a todos los bienes que se importan a EU desde México, mismos que se incrementarían gradualmente hasta llegar a 25 por ciento el 1 de octubre si México no detiene el flujo de migrantes hacia Estados Unidos desde territorio nacional.

Las medidas adoptadas por México, y una eventual suspensión de los aranceles, dependerían de la “exclusiva discreción y criterio” del gobierno estadounidense, según un comunicado de la Casa Blanca.

Horas antes, Donald Trump dijo en conferencia de prensa en Londres, junto con la primera ministra Theresa May, que no creía que los senadores republicanos se atrevieran a discutir formas de bloquear su propuesta arancelaria.

“Creo que es más probable que los aranceles continúen”, dijo Trump. “También dudó que los republicanos del Congreso obtengan los votos suficientes en contra de los aranceles. Si lo hacen, sería una tontería”, aseveró.

Los republicanos están profundamente preocupados de que los aranceles sobre todas las importaciones procedentes de México que propuso Trump aumenten los precios a los consumidores estadounidenses, afecten a la economía y pongan en peligro un acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, cuya aprobación sigue pendiente.