Lugar:
Fuente:
Reforma

El Canciller Marcelo Ebrard dijo que el acuerdo alcanzado con Estados Unidos contempla el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur y que los que pidan asilo en ese país sean devueltos a México ‘sin demora’.

“Los Estados Unidos extenderán de manera inmediata la instrumentación de la sección 235 a lo largo de su frontera sur. Ello implica que quienes crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México donde podrán esperar las resoluciones de sus solicitudes.

“A su vez México, por razones humanitarias y en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de sus solicitudes de asilo”, dijo Ebrard.

Mientras que, en el caso de la Guardia Nacional, el Canciller mexicano informó que se dará prioridad al despliegue en la frontera sur.

“México incrementará significativamente su aplicación de la ley mexicana a fin de reducir la migración irregular incluyendo el despliego de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional dando prioridad a la frontera sur”, detalló.

“México está tomando acciones decisivas para desmantelar las organizaciones de tráfico y trata de personas. Así como sus redes de financiamiento y transporte ilegales”.

Sobre esto mismo, mencionó que el despliegue de elementos empezará el día lunes en 11 municipios de la frontera sur del País.

“Ya en México hay un plan para poner en práctica, en acción, a la Guardia Nacional. Lo que se va hacer es darle prioridad a los 11 municipios de la frontera sur, de manera que este despliegue empezará el día lunes y está dentro de un programa nacional que ya estaba en curso”, comentó.

Otro de los puntos del acuerdo hace referencia a que México deberá dar oportunidades laborales y de educación a migrantes mientras esperan respuesta a sus solicitudes de asilo.

“México de acuerdo con sus principios de justicia, fraternidad, fraternidad universal ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y educación a los migrantes y sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos”, aseguró el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Asimismo, Ebrard mencionó que ambos países reiteraron el objetivo de fomentar el desarrollo económico en el sur de México y en Centroamérica para crear una zona de prosperidad.

“México y los Estados Unidos reiteraron la declaración del 18 de diciembre del 2018 en la que ambos países se comprometieron a fortalecer y ampliar la cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica para crear una zona de prosperidad.

“México y los Estados Unidos liderarán el trabajo, consorcios nacionales e internacionales para construir una Centroamérica próspera y segura y así abordar las causas suyas entes de la migración con el objetivo de que los ciudadanos puedan construir mejores vidas para ellos y sus familias en casa”, agregó.

El Departamento de Estado norteamericano añadió en un comunicado que estas acciones son un esfuerzo “sin precedentes” para frenar la migración irregular.