El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó que en el acuerdo con Estados Unidos, el gobierno mexicano no ganó todo lo que anhelaba, pero al menos pudo parar la amenaza arancelaria de Donad Trump y salió con la dignidad intacta. Durante el acto en Tijuana, Baja California, el titular de Relaciones Exteriores aseguró que si se hubiesen aplicado las tarifas arancelarias, el T-MEC y los empleos de los mexicanos estarían en peligro. La nota es de Zedrik Raziel en “Reforma”.