Lugar:
Fuente:
Reforma/ Jorge Ricardo

Tras su festejo por el acuerdo migratorio con Estados Unidos a cambio de que no se impusieran aranceles a México, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en un mitin en Los Monchis, Sinaloa, que logró evitar una crisis económica.

“Iban a afectar a las empresas, a los empleos en México, iban a generar incertidumbre, iba a provocarse un ambiente de crisis en nuestro País”, dijo.

López Obrador afirmó que está concluyendo una difícil semana para su Gobierno en la que tuvo que enfrentar la amenaza de Donald Trump de imponer este lunes aranceles graduales del 5 al 25 por ciento.

“Iba a afectar mucho la economía nacional, les puedo decir que es más lo que les vendemos que lo que les compramos”, indicó.

“Estaba anunciado que esa medida iba a entrar en vigor el lunes, pero ¿qué creen?, no se pudo y se logró un acuerdo. Mañana, que se iban a aplicar esas medidas unilaterales, medidas injustas, mañana va a ser otro día porque vuelve la confianza para que siga habiendo inversión y trabajo en nuestro País”, aseguró.

Al lado del Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, y de la Secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, presentó aquí los programas sociales, ante cientos de personas que llenaron un la cancha de fútbol.

Investigará AMLO planta de fertilizantes

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una investigación y muy probablemente una nueva consulta popular ahora para decidir sobre una planta de fertilizantes inaugurada el año pasado en Topolobampo, de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente (GPO).

“Vamos a hacer una investigación, seria para ver si hay beneficios o se beneficia a la gente, lo que es la verdad, la verdad nos hará libres siempre”, dijo.

“Vamos a hacer una investigación sobre el asunto y si se presenta el proyecto y no hay acuerdo, entonces vámonos a la democracia, un domingo, se ponen mesitas en todos los parques y las plazas públicas y ahí quieren la planta si o no y la gente es la que va a decidir”, añadió en un mitin en este municipio, ubicado a 20 minutos de la planta de amoniaco.

Así respondió a los pobladores que desde que llegó al aeropuerto lo esperaban con protestas contra la contaminación que provoca la planta.

Sin embargo, López Obrador acusó que detrás de las protestas que se oponen a la planta de fertilizantes pueden estar los intereses de quienes hoy dominan el mercado, por lo que dijo que se debe de hacer la investigación.

“No me chupo el dedo”, afirmó.