Hubo un tiempo en que parecía que el Presidente lo habría “enfriado” y actuaba con bajo perfil, pero este asunto de los aranceles y la  migración, y la negociación con EU, ha hecho que el canciller Marcelo Ebrard haya adquirido un gran posicionamiento, y adquiera una gran responsabilidad pública durante los siguientes 3 meses para contribuir a que no se deteriore la economía mexicana, coordinando, incluso, en el programa de control migratorio,  a Subsecretarios de otras dependencias.