Una niña de cuatro años tenía su columna en forma de “S”, hombros y caderas desnivelados, y la deformidad podía comprometer órganos vitales como pulmones o corazón. En el hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS en Puebla se le practicó con éxito una cirugía de cinco horas para corregir la deformación congénita. La pequeña tenía problemas para desplazarse y ahora puede correr. La información es de Daniel Rodríguez. ¡Muy bien!