La Guardia Nacional fue desplegada en la ribera del Río Suchiate, que divide a México y Guatemala, para impedir el paso de migrantes indocumentados. Los agentes revisan la documentación de las personas que cruzan el país a través de las balsas “hechizas” que operan en el afluente. Fuentes oficiales afirmaron que unos 200 agentes se apostaron en los distintos pasos informales que existen sobre el Río Suchiate. La información es de “Reforma”. Foto de “Plano informativo”.