Durante el sexenio de Patricio Chirinos, invitado por Oscar Rodríguez, el que escribe estas cápsulas después de laborar durante más de 5.5 años en Sefiplan, como Subdirector de Recursos Humanos (cuando esta dependencia manejaba de manera centralizada las nóminas y los recursos humanos del gobierno estatal), con el apoyo del finado Mauricio Rullán volví a trabajar en la Universidad Veracruzana, en el rectorado de Víctor Arredondo, como Secretario de Finanzas y Administración, cargo al que renuncié a los seis meses. Durante ese lapso, traté a “mi compañerita”, Sara Ladrón de Guevara, Secretaria Académica, quien era muy joven- 30 años-, y ya tenía una buena imagen académica.