“Dicen que el Plan de Negocios de Pemex, que ya comenzó a circular entre los funcionarios federales, habría convencido a Carlos Urzúa de bajarse de inmediato del barco. En cuanto a la imposición de funcionarios, la Oficial Mayor Raquel Buenrostro, como Oficial Mayor se convirtió en la que realmente manejaba los dineros en la SHCP. Tan es así que un día antes de su dimisión, Urzúa firmó un extraño acuerdo en el que traspasaba buena parte de sus facultades”. Lo publican en “Templo Mayor” de Reforma.