Lugar:
Fuente:
XEU Noticias / Claudia Pérez Velázquez

Las aguas del Río Jamapa, el Estero y las corrientes del mar del Golfo son bendecidas cada año por Nuestra Señora de Santa Ana, según la creencia de los pescadores de Boca del Río.

Han pasado generaciones en las que los hombres del mar se encomiendan a la imagen que hoy yace en un islote que divide justo estos dos afluentes y que se encuentra en la desembocadura donde se unen las aguas dulces del río con las del mar.

PUBLICIDAD

Cada 10 de julio, desde que los pescadores tienen memoria, celebran su día con una misa especial en la que la protagonista es Santa Ana, su patrona.

Este día recuerdan cómo la imagen llegó a Boca del Río, una ciudad fundada por pescadores.

Margarito Hernández Luna, secretario de la cooperativa Penacho del Indio, ha escuchado desde pequeño, de voz de su abuelo y su padre que en paz descansen, la historia de Santa Ana.

“Los pescadores se encontraron una imagen en la playa que antes se conocía como playa del muerto, hoy playa Santa Ana; esa imagen la recogen y la llevan a la iglesia de aquí, pero al regresar a la playa a seguir con sus actividades vuelven a encontrar la imagen, desde ahí se vuelve la madre de los pescadores”, explicó.

Esta historia se ha mantenido por la tradición oral de los pescadores devotos, quienes a pesar de los años que han pasado del encuentro, continúan dando gracias a Santa Ana por los alimentos que el mar y los ríos traen para el pueblo.

Muchos años Santa Ana estuvo resguardada por los pescadores en el muelle ubicado detrás del puente que divide el municipio boqueño con Alvarado, sin embargo, tiempo después fue colocada en el islote en el que hasta el día de hoy se mantiene.

“La imagen la teníamos en la cooperativa de pescadores y la acomodábamos cada 26 de julio a medio mar porque era la idea de nosotros que así nos iba a dar más pesca”.

“Más tarde se hizo un acuerdo con el ayuntamiento para estuviera fija en un lugar y se vino a acomodar aquí en frente, entre los dos ríos y viendo hacia el centro de Boca del Río para que bendiga las aguas”.

No solo le piden a Santa Ana buena pesca para el año, también que bendiga las aguas ante cualquier temporal y que proteja a cada hombre y mujer que sale con su red y anzuelo a pescar para regresar sanos y salvos siempre a casa.

Este 10 de julio para los pescadores boqueños inician las fiestas de Santa Ana y el resto del mes continuarán las actividades en el municipio.

Los cerca de 600 pescadores de Boca del Río buscan que la tradición de las fiestas no sé pierdan, que las siguientes generaciones conozcan la historia de esta imagen, que para ellos significa el fruto de su trabajo en el mar.

Hoy Santa Ana luce esplendorosa rodeada de agua y aves que permanecen siempre a un lado de ella, resguardando la morada de la patrona de los hombres del mar.

Esta imagen se puede apreciar desde la plaza Banderas,incluso desde el puente de Boca del Río, aunque además los lancheros del ramo turístico realizan recorridos para quienes quieren ver de cerca esta imagen misteriosa que hace muchos años llegó a bendecir estás aguas.