Desde que tengo memoria, esa música ha sublimado todos mis sentidos. Estoy escribiendo estas notas y me estoy paladeando al recordar esta música, desde que tengo memoria me pareció simplemente hermosa, lo cual resulta redundante. ¡Es eso y más! Es como un susurro, es como un murmullo, es como un canto suave, callado y sincopado, es un canto encantado, cadencioso, un sollozo solitario, un lamento, un grito callado, es como un tono acompasado, cantado sin prisa, suave y al oído, así es la bossa nova (nueva ola). Y valga el preludio para enmarcar, si se me permite el término, la infortunada muerte de Joao Gilberto, de alguna manera el padre del género junto con Antonio Carlos Jobim. Y es que este brasileño nacido en el estado de Bahía (nororiente) fue una vida inspiradora por su canto lleno de encanto. Grandioso compositor y un enorme guitarrista acústico, compuso algunas de las más hermosas composiciones que estos oídos han escuchado y mi alma paladeado: Chega de Saudade, Desafinado, Corcovado, O pato, Samba de una Nota, Wave y Meditación. La bossa nova es un género musical genuinamente brasileño que combina notas instrumentales del jazz y la samba, que dan pie a una música elegante, seductora, suave como la seda, romántica, nostálgica y melancólica. Antonio Carlos Jobim, Vinicius de Moraes y Joao Gilberto hicieron del canto algo celestial. https://www.youtube.com/watch?v=W-YnyZG8fNU Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.