“Según dicen en Campeche, Alejandro Moreno invitaba a Camilo Mouriño, Secretario de Gobernación con Calderón, a un famoso restaurante de un hotel de Polanco, y les cobraba a los empresarios por conocerlo y sentarse con él unos minutos. A los interesados les avisaba el día y la hora en que estaría con Mouriño para que se hicieran los aparecidos. Moreno los presentaba y después se levantaba al baño para que pudieran tratar su asunto a solas. Y dicen que por cada una de esa citas cobraba 500 mil pesos… o un porcentaje del “negocio” si se cerraba. Eso publican en “Templo Mayor” de Reforma.